El intento de Walter de 'normalizarse' va terriblemente mal cuando un virus nefasto se carga a su equipo, convirtiendo el proyecto del edificio inteligente en una trampa mortal con personas encerradas en su interior.