Desde que su madre les abandonara y su padre se diera a la bebida, Filiz es la auténtica cabeza de familia. Su vida se centra en cuida de sus cinco hermanos menores y saca adelante la economía familiar alternando varios empleos. Pero el día que fortuitamente conoce a Barish, su vida empieza a cambiar.