El equipo de NCIS acude a la cárcel de Los Ángeles después de enterarse de que Moe, el contacto de Sam en la prisión, ha sido atacado.