Dos marines de Estados Unidos son secuestrados y uno asesinado en una emboscada en la frontera del desierto con México. El equipo de NCIS es requerido para encontrarlos en una misión contrarreloj.