Ante la aparición de múltiples casos en todo el mundo, el equipo se divide, con Callen y Sam trabajando en Tel Aviv, mientras que Kensi se asocia con el agente del Departamento de Justicia Lance Hamilton en Los Ángeles.