La cocina de la casa de los tronistas se ha convertido en un auténtico centro de belleza. Julen se ha sentado en el centro de la cocina y ha dejado que sus pretendientas le peinaran, le retocaran e incluso le maquillaran. Por último, un cambio de vestuario.