La casa se divide en dos para disfrutar de un nuevo juego: el equipo de Julen y el equipo de Iván. El agua es una vez más protagonista y tronistas y pretendientas vuelven a acabar empapados. Después, los juegos continúan en la cocina de la casa.