La hora con cámaras arranca con una entrega de premios con bastante mala leche: premio al más vago, al más manipulador, al más falso, al "asaltaneveras"... Por si fuera poco, tronistas y pretendientes se retan a continuación en un concurso de imitaciones.