Tronistas y pretendientes se han reunido en la cocina de la casa para pasar un buen rato en la tarde de viernes. El juego ha consistido en hacerse dibujos en la espalda y el azar ha ido eligiendo quién se lo hacia a quién. ¿Habrán saltado celos por algún lado?