Chicos y chicas se han enfrentado a varios juegos durante una hora con cámaras. Los tronistas y sus pretendientes han participado en un juego de enredos con posturas inverosímiles y después han protagonizado un duelo de gallos a ritmo de rap en el que ha quedado claro que las chicas mandan.