Tronistas y pretendientas se han reunido en la cocina de la casa para pasar un buen rato jugando todos juntos. La protagonista hoy ha sido el agua y, como no podía ser de otra manera, nadie se ha salvado de acabar empapado.