Siempre que llegas a casa... me pillas en la cocina, esta frase va que ni pintada a la tarde que ha pasado Iván con algunas de las chicas de la casa, pero especialmente con Kathe, su preferida. Solo han necesitado un pastel y un batido para dejar fluir el buen rollo entre ellos.