Hoy las chicas se han hecho las dueñas de la cocina de la casa. Con una clase de meditación, han intentado calmar nervios y ver la vida de manera diferente. Después de las respiraciones, Iván ha aparecido para compartir con ellas unas intensas conversaciones.