Julen e Iván, animados por los primeros rayos de sol del año, sacan las pistolas de agua y se declara la guerra en la casa de los tronistas.