El manacorí siempre hace gala en sus partidos no solo de su tremendo talento para el deporte, si no también de una especial elegancia frente a sus adversarios. Sin embargo, no todos en el mundo del deporte son como él.