María Patiño ha recibido un mensaje serio, muy serio, en pleno Domingo de Resurrección. Ya se lo habían advertido, la cosa no era en broma y ella estaba ansiosa por saber qué ocurría: "Hay mucha gente enfadada conmigo y sobre todo desde que trabajo en este programa", decía expectante.