La acusación de Rocío Carrasco primero, la polémica después y las pullas de algunos de los colaboradores de ‘Sálvame’ han acabado con la paciencia de Lydia Lozano que, entre lágrimas, se marchaba del plató del programa.