Muchas de las grandes películas de terror están basadas en experiencias reales y lo cierto es que lo que vivió Iker Jiménez en compañía de un amigo bien habría podido ser el guion de una de ellas. Y es que la realidad supera la ficción…