‘Sálvame’ ha arrancado de una forma inquietante, sin presentador, a media luz, con Lydia Lozano nerviosa en nuestra ‘sala de interrogatorios’ y el resto de colaboradores con cara de no entender nada en el centro del plató.