Se trata de uno de los crímenes más espeluznantes que recordamos. El 16 de diciembre de 1970 el horror se desata en una vivienda de la calle Jesús Nazareno de Santa Cruz de Tenerife. Frank Alexander le dice a su padre, Harald, que el mal ha entrado en su madre, que ha llegado el momento para el que se han estado preparando.