El mentalista Adolfo Masyebra consigue trasladar el dolor de una aguja que se le clava a Santi Millán hasta la mano de Edurne.