Aylin se la juega a Nejat ante el juez. Tras acusarle de violento y mal padre, la demanda para el cambio de custodia sigue adelante y deja al diseñador devastado. Pero Nejat, lejos de aceptar la nueva realidad, decide no contar la verdad a Suna y escapar junto a ella y Kayra. Mientras en las oficinas de Kayra Glasses, un socio misterioso propone comprar las acciones de la empresa a muy buen precio. Y Rafet se niega a que su hermana Saniye tenga una relación con Hayri.