Ante la insistencia de Aylin, Kayra confiesa que ya sabe que ella es su verdadera madre. Pero esto no será suficiente para la exmujer de Nejat que decide emprender acciones legales para recuperar la custodia de su hija. Rafet se entera de la gravedad de la enfermedad de la Señora Berrin y promete cuidarla al mismo tiempo que Hande descubre su verdadera identidad.