Hande está dispuesta a llevar su venganza hasta el final y para ello, además de acabar con la reputación de Nejat necesita contar con un apoyo más, el de Aylin. La ex de Nejat no está dispuesta a respaldar a Hande, pero la empresaria guarda un as en la manga para hacerle cambiar de idea. Pese a todo, Nejat está más unido que nunca a Suna y tras contarle toda la verdad a Kayra, la pequeña empieza a asumir la realidad aunque aún necesita un poco más de tiempo para perdonar a Suna.