Nejat trata de convencer a Sevket para que perdone a Suna, pero el padre de la niñera no da marcha atrás: ha dejado de existir para él. Desconsolada, Suna busca consuelo en la pastelería familiar y en casa de Nejat. Este, viéndola tan triste decide planear una sorpresa para ella sin saber que durante los preparativos decubrirá un secreto guardado durante años. Al mismo tiempo, Aylin pide el alta hospitalaria. Su aborto y la imposibilidad de ser madre le ha cambiado y ahora quiere acrcarse a Kayra.