Sin querer, la pequeña Kayla hace que todo dé un giro de 180 grados. Su fuga provoca que Sevket se entere de toda la verdad y con ello que su relación con Suna se rompa. Ni sus otros hijos, ni Pervin pueden calmar a un Sevket que revive cada paso del final de la relación con su exmujer con las explicación que le da Suna. Además Aylin recibe una noticia que cambiará para siempre su vida y Serkan se entera de que Hande ha estado presionando a Suna.