Después de besarla por sorpresa, Suna quiere hablar con Nejat de lo sucedido, pero este la esquiva todo el rato y cuando por fin afronta la conversación, actúa como si nunca hubiese pasado nada. Desconcertada, la niñera habla con Burcu y le cuenta todo lo sucedido al mismo tiempo que Nejat habla con Serkan que ve claros los sentimientos de su amigo. Pero para demostrarle que él no está enamorado de Suna decide hacer las paces con el teniente y organizar una cena con ella, Tolga, Hande y Serkan de testigo.