Hande organiza una cena para dos en la oficina pero Nejat no aparece, él está más preocupado por saber por qué Suna ha cambiado de idea respecto a la prórroga de su contrato. Aún así, la empresaria no se rinde y por fin encuentra el momento para declararse a su socio y lo hace usando las palabras de amor que Suna le había escrito en una carta a este. La niñera, trata de convencerse de que esta situación es la mejor para todos, pero sus celos salen a la luz. Además, Burcu cree que Serkan por fin va a dar un paso más en su relación con ella, pero las verdaderas intenciones de su jefe son bien distintas. Poco a poco la señora Berrin se va acercando más a Suna y a Rafet.