Müjgan está a punto de partir y dejar su vida atrás cuando Burhan se presentará en la estación de autobuses con una pistola en la mano a punto de cometer un terrible crimen.