Zeynep acudirá a visitar a Nermin y allí se reencontrará con su padre adoptivo. La joven no será bien recibida y Ekrem le dedicará unas duras palabras dejándole una cosa clara: no querrá volver a verla nunca más.