Medhi no está dispuesto a que nadie arruine su felicidad y la de su familia. El marido de Zeynep acudirá al despacho de su padre, al que amenazará si intenta arrebatarle aquello que más quiere.