La decisión de quedarse o marcharse marcará un antes y un después en la vida de Zeynep. En el aeropuerto, y con las maletas en la mano, podrá huir o no de su vida y su pasado para siempre junto a Faruk.