Mehdi está dispuesto a dejarlo todo, pero no será tarea fácil. Nuh le tenderá la mano, pero el mecánico sabe que es un hombre de palabra y no puede fallar a quien una vez le dio su ayuda.