Mientras Zeynep disfruta de una noche mágica junto a Boris, Benal vivirá uno de los momentos más angustiosos de su vida. Medhi hará lo imposible por no perder a su hija cometiendo una grave error.