La hermana de Ömer piensa en un mejor porvenir para él y, a pesar del dolor, acepta la propuesta que le hizo la madre de Levent. A pesar de eso, el niño no quiere quedarse en la casa y decide escapar poniendo su vida en peligro. Mientras, Ulviye confiesa el plan a su hijo y Hülya ve en la llegada del niño una amenaza para su interés de controlar la empresa familiar.