Levent se enfrenta al comprador del broche supuestamente robado por Meryem. Tras insistir, consigue que éste confiese quién le vendió realmente el broche. Mientras, Melis, acorralada, busca un plan para no ser descubierta por el hombre con el que ansía casarse.