Levent consigue rescatar al pequeño Ömer de sus secuestradores y conduce al niño hasta su casa. Tras la pérdida de su hijo, el rico empresario para haber encontrado algún sentido a su vida e incluso baraja la posibilidad de adoptarlo. En la casa, la malvada Hülya no ve con buenos ojos la llegada del niño. Mientras, Meryem traza un plan para intentar recuperar a su hermano.