Melis descubre por casualidad el oscuro plan de Hülya con Levent y está dispuesta a declararle la guerra a su hermana. Mientras, Levent tiende una trampa a Meryem para confirmar sus peores sospechas. Por otro lado, Tekin se prepara para un día importante: ha conseguido su ansiado despacho en la empresa.