Levent habla con el pequeño Ömer algo que le hace recapacitar. El joven empresario decide enfrentarse a sus miedos y regresa a la sede de la empresa, una situación que amenaza los planes de Hülya. Mientras, en la casa Meryem y su hermano tienen la oportunidad de recuperar el contacto.