Ulviye da una nueva oportunidad a Meryem y le ofrece trabajar en la casa. De esta forma, ella puede estar cerca de su hermano y ganar dinero para saldar su deuda. Sin embargo, su hijo Levent no ve con buenos ojos esta decisión. Mientras, Hülya trata de hacerle la vida imposible a Meryem y tiene una aliada.