Meryem reflexiona sobre la boda de Levent y Melis. ¿Lo hace para alejarse de ella o realmente está enamorado? Aunque está rota, cree que su amado merece ser feliz. Mientras tanto, Tekin se entera de que la empresa en la que ha invertido sus ahorros está en bancarrota.