Levent continúa enfadado con Meryem. No quiere saber nada de ella. Incluso rompe la foto que guardaba delante de ella y la echa de su despacho. Ella, hundida, decide apartarse.