Todo el vecindario está furioso y desea vengar la paliza que ha recibido Ilyas. Munir intenta calmar los ánimos y decide él mismo hacerse cargo de la situación.