Por fin llega el día, el vecindario se viste con sus mejores galas para celebrar por todo lo alto las bodas de Itir y Tarik y Ayçen y Sener. A pesar de la inicial tensión entre Adile y Munir, la fiesta es un gran éxito. Únicamente Ilyas no puede disfrutar de ella por un terrible suceso.