Munir y Adile se afanan en preparar las bodas, eso sí, siempre que no se mezclen. Munir, dolido con Itir, se centra en la fiesta de enlace de Sener y Ayçen, mientras que Adile pone todo su empeño en que la celebración de la unión entre Itir y Tarik salga perfecta.