El nuevo paso adelante que idean Adile y Munir es celebrar de nuevo las bodas de sus hijos y sus hermanos con la fiesta que se merecen. Mientras, Ilyas es de nuevo un hombre libre y su acercamiento con Emel nos e hace esperar. Además, el bebé de la discordia se convierte en el deseo de medio vecindario.