Ante la desproporcionada reacción de Munir, Tarik revela que no están esperando ningún bebé. Esto hace que ambas familias vuelvan a estar enfrentadas, esta vez acusándose mutuamente de haber engañado y manipulado.