Adile sigue pensando que Itir está embarazada, mientras que Ilyas siente celos por una relación de Emel planeada para intentar que sus sentimientos se ordenen. La ilusión de ella y el dolor de él son tan reales como verdaderamente imaginarios.