Ilyas sigue convencido de seguir adelante con su nueva relación, aunque él sabe en el fondo que sigue enamorado de Emel. Todos se afanan en que no dé la espalda a su verdadero amor, pero Munir, que trata de poner voz a los vecinos, no consigue estar muy afortunado.