Adile y Munir son responsabilizados de todas las rupturas amorosas que sufre el barrio por lo que les obligan a reparar todo, empezando por Sener y Ayçen.